Elementos matéricos dialogantes. Antón Sueiro

La constante preocupación por integrar materiales que dialoguen entre sí, junto a la investigación de formas y conceptos, llevan a Galán a mostrar una serie de obras, con significativa evolución, que se manifiesta en la relación, a veces entre contrarios, del hierro y tejido tensionado o del hierro y piedra, junto a esculturas realizadas únicamente en metal.

En esta muestra escultórica, destaca una obra por su tamaño y bidimensionalidad, concebida en madera, plástico, hierro y tejido, nos sitúa ante uno de los trabajos más directos y serenos del artista.

La enorme superficie blanca con sutil relieve, emana una sensación de profundidad y atracción, que invita a zambullirse en el océano de su inmensa mancha de luz, para así poder arribar a sus orillas, a sus límites, que definen el contorno de la obra. Límite, marco, greca, dibujo en hierro que aporta movimiento en sentido centrípeto, a la vez que es, continente de materia férrea, de formas repetidas y mecánicas, nos remiten a espirales geométricas, o tal vez, a la cadena de un carro de combate, pues no es casualidad que lleve por título “Panamá invasión esquecida” en clara denuncia por la incursión del ejército de EE.UU. el 20 de diciembre de 1989, a Panamá.

Diálogos: por un lado, nuevos elementos matéricos, mármol-hierro, hierro-granito; peso de la piedra y dureza del hierro, en una simbiosis de materias minerales. Vaciado de la piedra y recubrimientos férreos, descansan sobre peanas de la misma materia, que pasan a formar parte de un solo cuerpo escultórico.

Por otro, a través de planchas de acero sometidas a ondulaciones, construye una nueva experiencia formal, pasando de la organización de diferentes materiales en el interior de la obra, a potenciar el vacío, un espacio protegido, y en definitiva el camino hacia la conquista del espacio interior.

Antón Sueiro.

A Coruña,1991.